miércoles, 9 de julio de 2014

La importancia del cuerpo en nuestro equilibrio interno

La importancia del cuerpo en nuestro equilibrio interno

A veces, queremos solucionar dificultades mentales y emocionales, sólo desde la cabeza y desde el corazón.

El cuerpo es un amigo y nos puede ayudar mucho en nuestro equilibrio cotidiano.

Para empezar podemos hacer ejercicio físico. Si me da pereza, puedo quedar con alguien y así se me hace más fácil y además, aprendo a pedir ayuda.

También puedo tener más cuidado de mi alimentación. Disminuir comidas y bebidas con mucho azúcar, disminuir alcohol, helados. Incrementar frutas, verduras y sobre todo cereales (nos da energía estable). 
Dicen que si alguien nervioso/sa incorpora arroz integral durante una semana a sus comidas, empieza a sentir más y más tranquilidad.

Otra cambio interesante que podríamos incorporar sería hacer meditación diaria. Aunque sean 5 minutos por la mañana y cinco minutos al atardecer; espalda recta, pelvis hacia adelante. Concentración en la respiración; sin forzar, sólo observar
La actitud mental la de un/a simple observador/a. 

Es decir, si yo estoy meditando y me viene a la cabeza un/a chico/a que acabo de conocer, en lugar de crear castillos y pensar "me casaré con él/ella, iremos a vivir juntos... nos cogeremos de la mano, le miraré los ojos abrazados en el silencio de la noche..." en lugar de todo esto sólo observo mi mente y la dejo libre hacia donde ella quiera ir.

Si me viene un pensamiento como "mataría a mi mami" en lugar de rechazarlo, me permito observarlo y dejarlo pasar. No juzgo, sólo observo.

La meditación es como una digestión mental y emocional.


Si quieres saber más, pregúntame por los cursos OPEN MIND, OPEN BODY.  Hablamos de temas profundos con buen humor, con risas y sonrisas. Tomando conciencia desde la distancia del humor. Lo hacemos, de este manera, más fácil, mucho más fácil.




lunes, 28 de abril de 2014

¿Sabes poner límites?

¿Sabes poner límites?

Poner límites es un acto de respeto hacia un mismo/a. 
Si pongo bien los límites, me evito muchos y muchos problemas posteriores. 

Pero también es necesario ser respetuosos. Es decir, tratar de poner límites sin ofender a los demás.

Podemos encontrarnos con  personas que al primer límite , comprenden y se paran, y hay  otras con las  que tendremos que ser más contundentes, porque si no,  nos invaden. 

Y cuando alguien te ha invadido, cuesta mucho más volver a poner límites .

Si admiramos mucho a la otra persona, a veces nos es más difícil. No fuera caso que no nos valorara lo suficiente ante nuestro NO.

Si sabemos poner límites, nuestra vida será más y más sencilla, puesto que también querrá decir que me respeto más y esto incrementa mi autoestima.

Really, los límites es un tema fundamental. Insisto, siempre mirando de respetar a los otros/otras.

Si quieres saber más, `pregúntame por  los cursos OPEN MIND, OPEN BODY.



martes, 22 de abril de 2014

Criticar a los demás nos tensa.

Criticar a los demás nos tensa.

A veces, alguien nos hace algo y no nos gusta. No le decimos nada, y empezamos a criticar y a criticar a la persona, alimentando el resentimiento hacia ella.
Cada vez que criticamos, si nos observamos, veremos que tanto a nivel emocional como físico nos tensamos. No nos hacemos bien ni a nosotros mismos/as ni a la persona criticada.
Ni seguramente tampoco hacemos bien al entorno, puesto que nuestro estado de ánimo está convulso. Seguramente no somos ecológicos y después de criticar a alguien, además,  posiblemente reciban las consecuencias de ello la gente que está a nuestro alrededor, que no tiene nada que ver.

¿Qué hacer, pues?

Una posibilidad es hablar directamente con la persona y decirle, con mucho respeto y sobre todo cuidando las formas, la cosa, comentario o situación  que nos ha enfadado. Poner en práctica la asertividad.
Recordemos que si no cuidamos las formas seguramente activamos el orgullo del otro/a.

Cuando el orgullo está activado, la persona generalmente ya no escucha y se defiende (incluso con un tono agresivo). Nos volvemos reactivos, no actuamos libremente.

Otra opción, en lugar de criticar, es proponer otras maneras de hacer, de decir...
Si por ejemplo alguien hace algo que no me gusta, proponerle si lo puede hacer de otro modo.
Si nos paramos a pensar el tiempo que dedicamos a criticar a los demás, seguramente nos sorprenderemos, seguramente...

Y tu... ¿que propones?




miércoles, 16 de abril de 2014

¿observas o interpretas?

Muchas veces ante un hecho, hacemos interpretaciones. Cómo si fuéramos un adivino con su bola de interpretar la realidad sin tener muy en cuenta los hechos objetivos .

Ejemplos:

1. Un amigo no me llama y me dijo qué me llamaría ayer... Esto es un hecho observable.

La interpretación puede ser:
Algo le habré hecho y ahora no quiere ser mi amigo.
Seguro que debe de estar en el hospital, le debe de haber pasado algo grave.
Me está castigando por algo que le dije... y así hasta el infinito.


2. No encuentro pareja. Hecho observable, ahora no tengo pareja.

Interpretación:
Claro, como que soy feo, fea, nadie quiere estar conmigo.
Tal como está el mercado... no hay nada potable...
Tal como me ha ido el pasado, seguro que siempre estaré solo/sola


3. He conocido un chico/chica y me ha dado el número de móvil.

Interpretación:
Seguro que me casaré con él/ella. Seguro que le gusto mucho
Me ha dado el número para quedar bien. Seguro que no quiere nada de mí, ¿cómo se puede fijar conmigo?


Si prestamos atención a nuestro día a día, veremos que estamos constantemente interpretando cosas que realmente no sabemos. Y generalmente son interpretaciones que nos hacen daño.

¿Qué podemos hacer, pues? Tenemos diversas opciones:
Profundizar en la realidad.
Si no sé nada del amigo, puedo llamarlo yo.
Si no tengo pareja,puedo salir más y ver qué pasa.
Si he conocido alguien, para saber más, tendré que salir con esta persona y observar cómo me siento, en lugar de interpretar desde casa.

¿Observar o interpretar? Tema delicado. Si interpretamos mucho, podemos acabar creyéndonos cosas que no son.

Pregúntame por los Talleres OPEN MIND, OPEND BODY. Para conocerte mejor, para hacerte la vida más y más fácil.

martes, 15 de abril de 2014

Cuidar las formas. Evitar el conflicto


Cuidar las formas. Evitar el conflicto

Muchas veces las dificultades en las relaciones familiares, de pareja, amigos, laborales... vienen de no saber cuidar las formas. Aunque yo tenga razón si lo digo mal, seguramente activo el orgullo del otro/a, y empezamos un "duelo" tipo western, en que nos vamos disparando mutuamente.

Debemos ser conscientes de nuestro tono, el movimiento de nuestras manos, nuestra mirada... si la expresión no verbal es hostil, generaremos hostilidad. 

Y cuando no somos conscientes, no entendemos que la otra persona se ponga a la defensiva.

Hay que tener en cuenta en una conversación si ponemos gasolina o la sacamos para ver si aumentamos o disminuimos el nivel de conflicto. Creo que es una buena experiencia ser conscientes de esto y no añadir más gasolina al fuego. 

Depende de cada cual.

En una situación o conversación conflictiva alguien tiene que empezar a apagar el fuego...

Está en nuestras manos hacer que las relaciones fluyan más.

Si quieres saber, pregúntame por  los cursos de OPEN MIND, OPEN BODY



Zona de comodidad, zona de transformación, zona de pánico

Zona de comodidad, zona de transformación, zona de pánico

¿Qué es nuestra zona de comodidad?

Es cuando nos encontramos en aquellas situaciones que tenemos controladas, que no nos producen inquietud ni miedo. Podemos pasar toda nuestra vida en zonas de comodidad aunque el precio es alto; no avanzamos hacia una mayor plenitud vital, ya que no exploramos todo lo que podemos llegar a ser como personas. 
Nos queda un sentimiento de insatisfacción.

La zona de transformación consiste en salir de la zona de comodidad y vivir nuevas experiencias que nos hagan sentir mucho más seguros/as ante nuevos retos, ante nuevos cambios, ante nuevas personas...

Somos nuestras experiencias, si experimentamos poco, nuestra vida será algo o bastante reducida. Experimentamos en la zona de transformación.

La zona de pánico. Si soy demasiado arriesgado/a puedo ir a la zona de pánico, que puede ser un acto de orgullo, yo puedo ir “a tope” sin reconocer que necesitamos ir con cierta prudencia. Si actúo yendo a la zona de pánico, puede ser que no me funcione y vuelva directamente a la zona de comodidad durante un tiempo ya que he quedado escarmentado/a.

Vale la pena salir del cascarón, de esa zona de comodidad y abrirnos más a las grandes posibilidades que nos brinda la vida a todos y a todas.




jueves, 10 de abril de 2014

Practicar la sonrisa

Practicar la sonrisa

Si queremos practicar la asertividad, que nuestras relaciones mejoren y que nuestro día a día sea más fácil... podemos poner en práctica la sonrisa. Veremos cambios importantes en los demás  y en nosotros mismos/as.

¿Dónde podemos practicar la sonrisa?

Por ejemplo, si vamos a un restaurante y los camareros/as no son muy simpáticos/as podemos probar con la sonrisa. Seguramente ellos/ellas cambiarán y nosotros habremos aprendido a hacernos la vida más fácil. En lugar de estar con un run-run de "vaya servicio", habremos pasado a la acción para poder decir: 

 "pasando a la acción puedo hacer que mi vida sea más y más agradable".

En los restaurantes, en el bar, en la panadería, por la calle, en el metro, en el  autobús...Cualquier lugar y cualquier situación es la adecuada para practicar la sonrisa.
Remember que existe el mundo psico-somàtico y también el somático-psíquico

Es decir, con un cambio corporal también puede cambiar nuestro estado mental y emocional. Aquí la sonrisa nos puede ayudar mucho a cambiar nuestro estado mental/emocional.
Hay que probarlo y ver qué pasa. No es una teoría, es interesante experimentar y que cada cual compruebe por si mismo/a si hay cambios...







                                                          ¿Empezarás hoy a practicar?